Escudos de armas españoles

03 de Mayo de 2018

El escudo de armas español, según todos los tratadistas, tiene unas proporciones de cinco a seis. Por tanto tenemos cinco partes iguales de ancho por seis de altura y, como veremos, esta proporción viene dada por unas circunstancias anatómicas.

Como es bien sabido, la función principal del escudo era proteger al caballero, o guerrero, en combates, torneos y justas. Como éste debía cubrir al guerrero desde las rodillas hasta los ojos en vertical y el ancho del cuerpo en horizontal con un escudo de 50x60 centímetros se conseguía cumplir con su cometido.

Hay que tener en cuenta que esta medida viene reflejada para la complexión y altura de un hombre medio del siglo XII que era de 1,50 a 1,60 metros, por tanto, si hoy en día tuviésemos que proteger un cuerpo estándar, las medidas serían diferentes.
 
Dicho esto podemos decir y tomar como base que la medida de un escudo de armas español, o mejor dicho su proporción en cuanto a representación se refiere es de cinco a seis.

El campo del escudo de armas es la superficie comprendida dentro del contorno del mismo y su figura resulta de recortar un rectángulo (proporción cinco a seis) por un semicírculo inscrito entre los dos lados mayores y uno de los menores.

Es importante tener en cuenta  que las reglas y normas que componen la heráldica no son rígidas, sino que se adaptan, en el momento de aplicarlas a las proporciones de los escudos, dado que estas pueden variar por diferentes razones o fines para los que se fabricaban.

Por último hay que diferenciar el escudo de armas propiamente dicho de la composición heráldica, dado que esta última puede contar con más de un escudo de armas y una serie de adornos exteriores como es el caso de las láminas heráldicas o lienzos heráldicos que puede ver en nuestra Tienda Heráldica.