Ley de la Plenitud

01 de Mayo de 2018

Según esta ley, tanto los pintores, canteros y escultores, hacían que la figura o figuras que debían de ir en el interior del escudo ocupasen prácticamente toda su superficie adaptándose a su contorno pero sin tocarlo, independientemente de la forma del mismo, aun cuando ello resultase difícil de hacer.

A finales del siglo XVI, algunos artistas empiezan a no aplicarla, ya sea por moda o por desconocimiento, haciendo que los muebles queden centrados en sus cuarteles con gran espacio a su alrededor.
 
En la Edad Media, el diseño heráldico era prácticamente común en todos los pueblos de la cristiandad. Algunos tratadistas consideran diferencias entre el estilo militar y el civil, pero sobre todo existen diferencias entre países ya que la función militar de identificar al guerrero pasa a segundo plano, por otra más decorativa empezando a existir diversas corrientes artística.

Según Michel Pastoureau en Tratado de Heráldica indica cuatro estilos:

  • Inglés: El más sobrio de todos. Los animales son finos, alargados y no están estilizados en demasía.
  • Francés: Considerado el más elaborado y geométrico, y la ley de la plenitud no ha sido siempre respetada. El trazo es limpio y la composición, a veces, recargada.
  • Germánico: El más exagerado y el menos elaborado. Su objetivo consiste en impresionar. Los detalles superfluos abundan en exceso.
  • Neoflamenco: Es la síntesis de los tres, elaborado como el francés, limpio como el inglés y decorativo como el germánico .